Las ovejas manchegas pastan en medio de unos arboles tras el tradicional esquile estival, refrescarse para soportar  el verano es fundamental para ellas, por las altas temperaturas de LA MANCHA , esa rusticidad manchega con la que conviven las ovejas, producen leche de gran calidad para la elaboración de Queso Manchego